Capitalización y mutualismo

José A. Herce

José A. Puertas

Socios fundadores de LoRIS

Diciembre 2023

Ahorra

Si bien todo el mundo es capaz de ahorrar de vez en cuando, no cada uno sabe adherirse al tratamiento del ahorro. Aquellos que lo logran, con o sin background familiar, con o sin educación financiera, con o sin recursos de cierta entidad… llevan una vida mejor en todos los órdenes. ¿Ahorran porque llevan una vida mejor? ¿Levan una vida mejor porque ahorran? Poco importa si, por cualesquiera motivos, puede que conjuntos, se benefician de ambas cualidades.

 

Los países que ahorran prosperan por la mejor vía posible, pues financian su propio crecimiento y el de otras economías. Si el ahorro es a largo plazo y estable, como es el ahorro para la jubilación, el crecimiento sufre un impulso estructural de productividad, el país renueva sus infraestructuras, las privadas y las públicas, y su rentabilidad.

 

Las personas que ahorran se ayudan a sí mismas y, por lo que se dice en el párrafo anterior, ayudan a las que no ahorran, al dinamizar a la economía en beneficio de todos. Crean bienestar general por la difusión de efectos externos positivos.

 

Ahorrar se asocia a menudo con abstenerse de (o renunciar al) consumo. Nada más erróneo. Sólo sienten así quienes creen que mañana ya no vivirán, es decir, quienes descuentan fuertemente ese mañana. Porque, lo que el ahorrador hace es, precisamente asegurarse el consumo futuro, el suyo y el de los suyos. Esa sensación de pérdida y renuncia podrá ser muy humana (que lo es) pero es propia de seres imperfectos como somos los humanos (que lo somos).

 

La cultura del ahorro, a pesar de lo desaconsejable que es el exceso en este campo (como en casi todos), es uno de los rasgos que contribuyen al progreso de la sociedad.

 

Capitaliza

Ahorra y pon tu ahorro a trabajar. Verás cosas que no creerías si te las contara tu cuñado en una BBC. Una “bbc” es un tipo de evento en el que indefectiblemente tropiezas con uno de tus cuñados: una boda, bautizo o comunión. Para muchos la instancia de alfabetización financiera (y fiscal) más popular en España, aunque puede que no la mejor.

Una economía bien gestionada y financiada con ahorro suficiente, contando con sus baches y transiciones más o menos disruptivas, siempre conduce al progreso de las naciones, de una u otra manera. Visto como una Sociedad Anónima, un país ahorrador es rentable y las inversiones en dicho país también lo son. El ahorro se alimenta a sí mismo.

 

Millones de ahorradores son, incluso sin saberlo, accionistas de sus países, o de otros, porque son accionistas, directos o derivados, de sus compañías (acciones, fondos) y de sus Tesoros (bonos). Esta rentabilidad, con el tiempo, se acrecienta como dicta el interés compuesto y una vida de ahorro devuelve con creces el esfuerzo realizado. No basta con ahorrar pasivamente y esperar, sin embargo, no es aconsejable, tampoco vivir en la agonía de los mercados. Pero unas dosis de discernimiento financiero y sentido común ayudan.

 

La capitalización a tipos reales decentes de ahorros sistemáticos de unas docenas de euros al mes durante la vida laboral puede depararte unos cientos de euros mensuales durante toda tu vida en jubilación. Esta es una norma y puede verificarse en exceso o en defecto, pero funciona.

 

Mutualiza

Ahorra, capitaliza y mira a ver qué puedes hacer para asegurarte de que puedes afrontar eventos que, incluso con un buen fondo de ahorro, podrían ser catastróficos para ti y los tuyos. No hace falta que ahorres lo que no está escrito por si te pasan cosas de esas. Otros como tú lo están haciendo por ti.

 

Mira el caso de un seguro de incendios. ¿A que no se te ocurriría ahorrar lo que vale tu casa por si esta se incendia? ¡Claro que no! Simplemente, si eres cabal y temes a esa eventualidad, te compras un seguro. No a todos se os va a incendiar la casa. Y si eso sucede, desgracias personales aparte, recuperarás el valor de tu vivienda a cambio de una prima que te resultará insignificante comparada con lo que te habrá pagado el seguro. No, perdona. Eso no te lo paga el seguro, te lo pagan los demás asegurados a quienes no se les ha incendiado la vivienda.

 

Eso es la mutualización. Este increíble invento no te lo da el ahorro, ni las finanzas, te lo da el seguro mutualista, las mutualidades. Una instancia social donde las haya. Selectiva, sí, pues hay que pagar, pero poco. Solo hay una cosa mejor que el seguro colectivo y es el “seguro social”. Siempre que sus gestores respeten ciertas reglas.

 

Disfruta

Ahorra, capitaliza, mutualiza y vive tranquilo. Disfruta de tu esfuerzo, de la suerte de vivir en una sociedad sólidamente anclada a las buenas reglas de vida saludable, también en lo financiero. Las Mutualidades de Previsión Social te ayudan a hacer exactamente eso.

 

Su método financiero combina la capitalización y la mutualización, al menos en muchos de los productos que ofrecen. Debes asesorarte bien, participando en la vida mutualista y/o de los servicios que te ofrece tu mutualidad.

Mira con cuidado los balances que te envían, observa las rentabilidades que contienen y analiza. Si el saldo que ves en tu cuenta te satisface, en proporción al ahorro que has hecho, persevera. Si lo que ves no te gusta pregunta a tu gestor y, además, pregúntate a ti mismo si has hecho lo suficiente para aspirar a más de lo que el saldo que observas te dice que has obtenido. En general, las rentabilidades de muchas Mutualidades de Previsión Social han sido muy buenas en las últimas décadas, en beneficio de sus mutualistas.

 

Nuestros abuelos, cuando nacíamos (o antes), abrían en el banco o la caja de ahorros de la localidad una cuenta a nuestro nombre, e iban depositando unas pesetas cada mes. Muchos lectores recordarán al leer esto las sumas de dinero tan importantes que recibían cuando cumplían su mayoría de edad: docenas de miles de pesetas de las de entonces.

 

Hoy, dan premios Nobel a quienes están investigando y redescubriendo, entre otras, aquellas brillantes y sencillas fórmulas de nuestros abuelos que, sin saberlo, eran financieros conductuales avant la lettre. Hoy, también, tienes a tu disposición un vigoroso círculo mutualista que ayuda a conseguir resultados similares. Participa de la magia del ahorro, la capitalización y la mutualización, no te quedes parado intentando averiguar cómo iniciar la cadena, y disfruta de las BBC y tus cuñados.

 

José A. Herce y José A. Puertas son socios fundadores de LoRIS (Longevity & Retirement Income Solutions (www.lorisretirement.com).

Fecha de publicación

11/12/2023